¿Qué pasa en la diabetes?

Las personas necesitan insulina, la cual es una hormona que elabora el páncreas para movilizar la glucosa de la sangre a las células dentro del organismo. Las personas con diabetes tienen escasa o nula producción de insulina. Cuando las personas se alimentan, los carbohidratos se descomponen en glucosa durante el proceso digestivo, la que a su vez pasa al torrente sanguíneo en el intestino delgado. En la sangre presenta glucosa proveniente de los alimentos.

Si la insulina funciona correctamente, los niveles de glucosa aumentan y disminuyen en forma normal, a medida que la insulina mueve la glucosa hacia el interior de las células para producir energía.

La insulina es la llave que abre la célula para permitir el ingreso de glucosa. Ya que el organismo de las personas con diabetes tiene escasa o nula producción de insulina, la llave para abrir la célula no funciona y por lo tanto los niveles de glucosa se acumulan en el torrente sanguíneo.

 

Diabetes tipo 1

La gente afectada por la diabetes tipo 1 no produce insulina.

No se sabe con exactitud por qué sucede esto pero se ha sugerido que el sistema inmunológico, que son las defensas naturales del organismo, destruye el tejido que elabora la insulina como si se tratara de un cuerpo extraño.

Factores ambientales desconocidos probablemente desencadenen este proceso en personas genéticamente predispuestas.

Aproximadamente el 10%* de las personas afectadas por la diabetes tienen el tipo 1; deben inyectarse insulina diariamente, y equilibrar sus alimentos y los niveles de actividad física con insulina.

La diabetes tipo 1 aparece repentinamente con síntomas como náuseas, vómitos y dolores de estómago. Generalmente, comienza a desarrollarse en personas menores de 20 años.

 

Diabetes tipo 2

Las personas con diabetes tipo 2 no producen suficiente insulina, o bien, la insulina que producen no funciona correctamente y no puede movilizar la glucosa hacia el interior de las células.

Cuando la insulina no actúa con la efectividad normal se le denomina "sensibilidad reducida a la insulina" o "resistencia a la insulina". Esto produce la acumulación de la glucosa en sangre y puede causar hiperglucemia (altos niveles de azúcar en sangre).

La diabetes tipo 2 constituye aproximadamente un 95% de todos los casos de diabetes*. Las personas con sobrepeso, los mayores de 45 años y los que tienen ascendencia nativa/indígena, africana y los latinos son más propensos a la diabetes tipo 2.
 


El contenido de esta página es de carácter meramente informativo con el propósito de mantener enterado al público en general sobre ciertos padecimientos y/o tratamientos aquí descritos. Esta información de ninguna manera sustituye las indicaciones y/o diagnóstico del médico tratante. Cualquier comentario no dude en contactar a un Profesional de la Salud. Novo Nordisk respeta los derechos de propiedad de otros. Si usted considera que su copyright ha sido violado en este Sitio, puede comunicarse con nosotros al call center o a los datos de contacto de este Sitio.

CLAVE DE AUTORIZACION 173300201B1431